Yaiza – el municipio sureño

Yaiza ocupa todo el sur de Lanzarote y tiene algunas de las mejores playas de la isla, además de gran cantidad de pueblos, todos merecedores de su atención. Visitando el municipio se puede conocer en profundidad el pasado de la isla y descubrir la parte más típica de la vida lanzaroteña. Acompáñenos en un paseo imaginario, donde intentaremos darle nuevas ideas y consejos.

Empezaremos nuestro pequeño “tour” en Yaiza, centro administrativo del municipio y pueblo que le da nombre al mismo, y que a pesar de ello, aun presume de una tranquilidad y una calma difícil de igualar. Podremos ver a personas mayores sentadas a la sombra de los árboles de la plaza de la iglesia, enredados en sus cotidianas charlas, visitar bares tradicionales, donde las mesas son de madera rústica, los manteles de papel y la comida exquisita, lugar idóneo donde entablar una conversación con los vecinos, que le hablarán de los viejos tiempos, de la vida típica y de cuando aún no había llegado el turismo a la isla. Un lugar fantástico donde no hay lugar para el estrés de las grandes ciudades europeas.

A sólo unos minutos de Yaiza, se encuentra “El Golfo”, uno de los pueblos más atractivos y más visitados del municipio. El cráter erosionado por el mar, donde está “El Charco de los Ciclos” con su peculiar color verde, es sólo uno de los motivos por el que tantos visitantes llegan hasta aquí. Famoso por sus restaurantes donde degustar pescados y mariscos frescos de la tierra y sus puestas del sol a mar abierto convierten este pequeño pueblo marinero en un fantástico lugar para pasar la tarde. El pueblo linda junto a un fantástico paseo de paisaje volcánico, y muy cerca en dirección a Playa Blanca encontraremos “Los Hervideros” y las famosas “Salinas de Janubio”. Juntos representan la fuerza y diversidad de esta región..

Durante nuestro recorrido encontraremos con frecuencia grandes fincas tradicionales o modernas viviendas de nueva construcción, ubicadas en este paisaje tan único. Algunas de las fincas se han restaurado por completo cuidando al máximo los detalles y la arquitectura típica. Otros, han escogido este lugar tan bonito para construir la casa de sus sueños, exactamente como siempre la habían querido.

La mayoría de los residentes viven en Playa Blanca, que hace tan solo unos años, solo era un pequeño pueblo de pescadores y que gracias a su privilegiada situación fue atrayendo cada vez a más gente, que se establecieron a lo largo de la actual avenida marítima, hasta llegar a convertir Playa Blanca en un centro turístico de primera calidad, actualmente el mejor planeado y construido y con mejor proyección de futuro de toda la isla. En las cercanas Playas de Papagayo encontrará la más pura esencia de la tranquilidad y el relax de un parque natural y podrá disfrutar de un magnífico baño en aguas limpias y cristalinas, sin el bullicio de los restaurantes o el desagradable ruido del tráfico. El estilo de vida y la agradable energía, hacen de Playa Blanca el lugar más atractivo donde vivir o pasar unas vacaciones en la isla.

Sobre las Playas de Papagayo, al norte de las montañas de Los Ajaches, se encuentran los pueblos de Femés y Las Breñas, preferidos por muchos residentes por el silencio y la tranquilidad de la que gozan estas localidades. Desde aquí se puede disfrutar de excelentes vistas panorámicas sobre todo el sur y la vecina isla de Fuerteventura. Femés es uno de los pueblos más antiguos de la isla y hay muchos ejemplos de arquitectura tradicional, y en algunas casas aun se mantiene la tradición de hacer quesos de cabra. También es obligatorio degustar en alguno de sus restaurantes platos típicos, como las afamadas lentejas o el exquisito cabrito al ajillo. Después de reponer fuerzas podremos dar por concluido nuestro paseo por los principales pueblos del municipio.

Leave a Reply